ATRAVESANDO EGIPTO: ASUÁN, ABU SIMBEL Y LUXOR (parte 1)

¿Regalo de cumpleaños? No, creo que ese día, el 12 de Abril del 2012, no se propuso darme nigún viaje como regalo, más bien fue una coincidencia desintencionada. Aunque así fuese, yo y el resto de mis compañeros de trabajo, abandonamos la oficina de trabajo por la tarde rumbo a la moderna Estación de Tren Ramses, lujosa y polvorienta por dentro en la misma proporción. Desde allí, tomamos un tren que nos llevaría a Asuán, llevándose también consigo unas 13 horas de mi existencia y presentándose como el anfitrión de dicha ciudad; ciudad que nos esperaba a 860 km al sur de El Cairo. Así pues, nos “despegamos” de los asientos de su tren casi a las 8 de la mañana y la primera imagen que nos dedicó fue su cuidada estación, su fuerte San Lorenzo, su ambiente relajado y sus galabeyas en cualquier color.

Nos recibió un guía, natural de la ciudad y con actitud agitada, que nos dejó en nuestro hotel, emplazado junto al pueblo nubio ¿Qué es eso? Ya volveré sobre ello. Siguiendo con este relato, y acelerándolo un poco; tras el check-in en el hotel nos dedicamos a conocer Asuán, después, volvimos al hotel, dotado de una piscina común y moliente que contrastaba con el paisaje que la rodeaba: un valle junto al Nilo, con una vista espectacular en la que danzaban el verde y el amarillo. Al caer el Sol, decidimos explorar superficialmente la ciudad, donde conocimos un vendedor, en el zoco de la ciudad, que empezó intentando vendernos sus especias, pasando por intentar venderse él mismo y sus encantos; hasta acabar, tristemente, intentando comprar la atención de la chica que nos acompañaba con la excusa de un botecito de kohl; parecía simpático por naturaleza y astuto por necesidad, así que congeniamos tan perfectamente que acabamos, Michael y yo, tomando un té y algo de narguile con él, antes de dirigirnos a dar un paseo por las orillas del Nilo y acabar fumando unos cigarrillos en unas de las barcas atracadas en el rio. Tras ello Morfeo nos llamo, dormimos un poco y nos levantamos a las 4 de la mañana.

Las 4 de la mañana; yo y mis compañeros, y una furgoneta rumbo 288 km. al sur: Abu Simbel. Recóndito lugar y cuasi fronterizo con el país vecino del sur, Sudán, que nos recibió con un calor sofocante y seco a la tierna hora de las 9 de la mañana, hora en la que plantemos nuestros pies en su ciudad. Tras apenas 3 horas dedicadas exclusivamente a sus templos, emprendimos nuestro viaje de regreso hacia El norte, rumbo a Luxor. La verdad es que teniendo en cuenta mi dolor de barriga y las más de 6 horas que pasé postrado en la furgoneta no fue una experiencia precisamente reconfortante, pero la espera mereció la pena: Luxor, ciudad mediana y hundía en los anales de la historia que nos recibió en la retrasada tarde del sábado. Así que tras nuestro segundo check-in hicimos un tour por la ciudad, siguiendo la corniche junto al río, centro de vida de cualquier egipcio, hasta adentrarnos en su centro, su zoco, y a la vez, las callejuelas de su zoco. Recuerdo cenar estupendamente, adornado con algo de fastuosidad oriental a mi alrededor en un café-restaurante amaderado…Bien, al día siguiente nos esperó un duro día, visitamos y exploramos la ciudad de Luxor, y mi dolor de barriga se agravó. Al fin, llegamos, junto con nuestro guía turístico, a la estación de trenes, de vuelta a El Cairo. Llegamos a El Cairo tras 9 horas de tren: primera clase, con gente de pie a nuestro alrededor (ya que es posible vender billetes sin asiento, que son más baratos) y un lento paso; pero interesante, ya que tomando el tren podrá ser testigo de la sucesión de poblados que recorren el Nilo, de los cambios de paisaje, e incluso, de algunos cambios culturales.

Bueno, tras este relato de mi viaje, os invito a la segunda parte de este post, donde describiré los monumentos visitados en cada ciudad y algunos datos de interés…

 

Sobre Ramon

Mi nombre es Ramón Forti. Soy originario de una familia del sur de España; criado entre Andalucia y Murcia los primeros 20 años de mi vida, y educado en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Alicante. En estos últimos años me he dedicado a vivir en distintos páises (Corea, Francia e Islandia) aprendiendo un poco sobre todos ellos. Actualmente, trabajo en El Cairo (Egipto) como asociado de marketing & blogger en Tour Egypt. En fin, soy un chico sencillo que disfruta de una vida sencilla, algo de diversión y viajar un poco. Bienvenidos a mi "particular" Tour Egypt